EXTREMODURO
SECCIONES  
  INICIO
  BIOGRAFÍA
  ROLLING STONES 2011: EXTREMODURO
  EL VIAJE INTIMO DE LA LOCURA
  CONCIERTOS EN RED
  DISCOGRAFÍA
  => Rock transgresivo
  => Somos unos animales
  => Deltoya
  => ¿Donde están mis amigos?
  => Pedrá
  => Agíla
  => Iros todos a tomar por culo
  => Canciones prohibidas
  => Yo, minoría absoluta
  => Grandes éxitos y fracasos (Episodio Primero)
  => Grandes éxitos y fracasos (Episodio segundo)
  => La ley innata
  => Material Defectuoso
  => Para todos los publicos
  => Destrozares
  SINGLES
  RAREZAS Y COLABORACIONES
  FOTOGRAFÍAS
  ENTREVISTAS
  RECORTES
  BIBLIOGRAFIA
  VIDEOTECA
  VIDEOCLIPS
  ENTRADAS
  ACORDES
  DIBUJOS & PINTURAS
  CARICATURAS (VIZCARRA)
  DIBUJOS (AZAGRA)
  CURIOSIDADES
  ENCUESTA
  PUZZLES
  FONDOS DE ESCRITORIO
  AVATARES
  LINKS
  TRIBUTO A...
  CONTACTO
  CONTADOR DE VISITAS
Sube la marea: 174801 visitantes
Deltoya








Sol de invierno

Por el día ando siempre despistado
por la noche en sus brazos se me olvida
por el día voy ciego de lado a lado
por la noche casi todas de movida
por el día hoy me siento acorralado
por la noche en sus brazos se me olvida
por el día perdona haberte asustado
por la noche todas todas de movida.
Y su calor es como el sol
en una cama fría en una noche de un invierno
y su calor es como el sol
me levanto a mediodía hace ya noches que no duermo.
Ella era la reina de las aves y yo era un miserable ratón
ella iba volando por el cielo y yo le dije vamos al pilón
ella era la reina de las aves y yo le puse cara de ratón
me desabrochó algo que no sabes y me comió el corazón, chup, chup...
Y su calor es como el sol
en una cama fría en una noche de un invierno
y su calor es como el sol
me levanto a mediodía hace ya noches que no duermo.
Ella era la reina de las aves y yo era un miserable ratón
ella iba volando por el cielo y yo le dije vamos al pilón
Ni ella era la reina de las aves ni yo le puse cara de ratón
ni ella iba volando por el cielo ni me comió el corazón, chup, chup...
Y su calor es como el sol
poco a poco voy poniéndome moreno
y su calor es como el sol
no te acerques tanto que me quemas los pelos.
Sudando para ti, para ti, para titirititiriti.
 
P.D. Me juego el tipo mirándote a los ojos
salgo corriendo voy a meterme en remojo
me has alterado poniéndote a mi lado
yo que vivía tan feliz en un tejado.

De acero

De acero soy de la cabeza a los pies
y el cielo es sólo un trozo de mi piel
de carne y hueso para ti
de carne y hueso sólo para ti.
Y no me escondo casi nunca detrás de un cristal
y no me corto cuando quiero volar
abre las alas junto a mí.
Que no nos queda tiempo no nos podemos parar
que somos como el viento quién sabe dónde irá
abre los ojos que te quiero ver
abre las piernas que te quiero amar.
Cada vez que te vas doy la vuelta a todo de una patá
cada vez quiero más, no me digas que soy un animal.
¿Dónde estás? ¿Quién es quién? si tú no vuelves ¿dónde va a florecer?
A ras del suelo casi, casi no te puedo ver
pego en el techo si te puedo mirar
algo me dice que no puede ser
dejadme solo, quiero respirar.
Y hacer lo que me parezca bien
y andar de acá para allá
y en un minuto ya me encuentro mejor
echo la pela y ya está.
Que no nos queda tiempo no nos podemos parar
que somos como el viento quién sabe dónde irá
abre los ojos que te quiero ver
abre las piernas que te quiera más.
Cada vez que te vas doy la vuelta a todo de una patá
cada vez quiero más no me digas que soy un animal
¿Dónde estás? ¿Quién es quién? si tú no vuelves ¿dónde va a florecer?

Última generación

Se acabaron ya las flores,
las lechugas, y el jamón.
El ozono es un recuerdo,
y una leyenda el calor.
Última generación,
sin cerebro ni corazón.

Hay que sacar de la cárcel
mil camellos sin perdón;
meter contaminadores,
cazadores y al matón,
y al alcalde por mamón.
Última generación.

Ya no hay peces de colores;
sólo seres racionales,
y de los animalitos
sólo nos quedan postales,
dibujados, qué bonito,
en tu imaginación.
Se apagaron los colores;
se encendió la humanidad.
Nos quedaron cuatro listos,
sin paisajes que pintar.
Sólo bosques de cemento,
y montañas de metal.

Con un latido del reloj

Ya sé qué quieres. Ya sé qué intentas:
tenerme todo el día metido en tu despensa.
Dime: ¿quién eres? ¿Qué te atormenta?.
Te doy todo mi esperma, y no sé si te alimenta.
Salgo de casa muy despacito,
y por las noches me vuelvo loco;
doy media vuelta, y no necesito
estar tan cerca de ti.

Me quedé sentado en la parte de atrás,
medio desquiciado. Me hiciste entrar,
y me quedo en el pasillo...
Hay gato encerrado en tu forma de hablar;
alguien nos estorba, y yo quiero saber quién es.
¿Quién es?. ¿¿¿Quién es?!!.

Abro la puerta, y soy yo también quien entra.
Me gustaría poder salir fuera de mí...
Hago preguntas que nadie me contesta,
y a medianoche, mi corazón empieza a latir. Tac, tic, tac...
Nos tocamos con cuidado, nos hicimos esperar,
sin saber qué hacer: no hace falta hablar.
Nos cogimos de la mano, nos echamos a volar,
y a la vez reír, y a la vez llorar.

Me siento tan cansado... Suena el timbre otra vez;
cuando estás a mi lado, no quiero saber quién es.
Desconectado, y no sé por qué, y tampoco entiendo
que ya no sales en mis sueños.
Como un reloj, te tengo en la cabeza a todas horas;
compréndelo, que tenga miedo a estar contigo a solas.
Te alejaste demasiado, nos dejamos de mirar,
y a la vez reír, y a la vez llorar.
Y cada uno por su lado, nos echamos a volar,
y a la vez reír, y a la vez llorar.

Lucha contigo

Como una roca, me siento mejor.
No necesito de mi alrededor.
Salgo a la calle; no quiero nada,
que hasta del aire me dan arcadas.
¿Qué te pasa?, ¿qué te duele,
que a mi lado ya no vienes?

Como un susurro, me dices que no. ¡Que no!,
y me pongo mustio, sin agua y sin sol.
Miro adelante; no entiendo nada.
Busco tus ojos tras las ventanas.
¿Qué te pasa?, ¿qué te duele,
que a mi lado ya no vienes?

Cerrando los ojos... mejor no digas nada,
que abriendo la boca me das cien mil patadas.

Como una rosa en un callejón,
voy conteniendo la respiración.
Salgo a la calle; no quiero nada,
que hasta del aire me dan arcadas.

Cerrando los ojos... mejor no digas nada,
que abriendo la boca me das cien mil patadas.
¿Qué te pasa?, ¿qué te duele,
que a mi lado ya no vienes?

Bulerías de la sangre caliente

Soy trozos de lluvia y de sol.
siento que se me acaba el calor
busco entre tus piernas la fe
y hundo mi sol mojado en tu piel.
Cada mañana te miro al pasar
te miro, te tiro y me piro sin más
que en libros de ciencia he podido estudiar
que somos microbios venidos a más.
Hoy voy a empaparme en alcohol
sueño que se me acaba la voz
miedo y eso que coños será
aire no te podré recordar.
Cada mañana te miro al pasar
te miro, te tiro y me piro sin más
que en libros de ciencia he podido estudiar
que somos microbios venidos a más.

Deltoya

Se apagó el fogón, no funciona nada
¿Dónde está la luz? ¿qué hay en tu mirada?
Me cuelgo de su pelo, me engancho de su miel,
me encuentro con mi hada, que esta loca también,
he vuelto a las andadas, he vuelto a enloquecer
lo vi escrito en la luna, luna creciente:
Es menester
en la cañada
dejar el arroyo
con sus ruidos:
y yo me quedo en casa, me duele todo,
quién va a aguantarme con este mono.
Fotos de un cajón rompen mi cabeza
recuerdo su olor y se me pone tiesa:
Me cuelgo de su pelo, me engancho de su miel,
me encuentro con mi hada, que está loca también,
he vuelto a las andadas, he vuelto a enloquecer
lo vi escrito en la luna, luna creciente:
Delicada gasa
fuerte envoltura.
tope gansa
con la natura.
Y yo me quedo en casa, no necesito
tenerte cerca cuando vomito.
Me da igual.
me voy a poner deltoya sin parar.
me da igual, deltoya.
Voy a dar la vuelta a tó y no sé muy bien por qué:
y a romper deltoya.
Y a firmar en todas las paredes con mi piel:
a empezar deltoya.

Relación convencional

¿Has visto tú algún pez reír
fuera del agua, como yo?
¿Has visto alguna flor bailar,
los días que no sale el sol?
De pronto, me paro al borde del camino;
te busco, y no entiendo que tu mirada esquivo.
Me corto los dedos cada vez que te olvido;
ya sabes: me esquino, y por tus ojos miro.

Esa montaña, siempre está.
Hay una casa y vivo allí,
y sin montaña imaginé,
y ahora mi casa, ¿dónde está?
De pronto, me paro al borde del camino;
te busco, y no entiendo que tu mirada esquivo.
Me corto los dedos cada vez que te olvido.
ya sabes: me esquino, y por tus ojos miro.

Volando solo

¿Dónde me escondo? si no va a salir el sol.
Quizás mañana me sienta mejor.
Nunca estoy solo con nadie
y ahora me cuelgo del aire.
Todo da vueltas menos a mi alrededor
nunca me entiendes cuando te hablo con la voz
no necesito agarrarme creo que puedo congelarme
Ya me levanto que ya no puede ser peor
y ya ni te miro no sea que me dé un dolor
oigo unas voces será que alguien me llama
voy a buscarte y me caigo de la cama.
Nunca me encuentro cuando no quiero ser yo
Ya voy volando y sé que no soy un halcón
si su mirada me engancha de los pelos
sé que no aguanto y me estrello contra el suelo
Y ahora me noto que no me late el corazón
ya ni me lavo y la mierda me da su sabor
yo que empezaba a mirarte de mañana
sales corriendo y me quedo con las ganas
Iba a la cama y me confundí con el colchón
poquito a poco me voy royendo el corazón
como me alegro de verte tan temprano
sólo me falta de verte a cada lado.
Hago un esfuerzo y me meto en mi caparazón
cierro los bares y se me abre la imaginación
cierro los ojos y el recuerdo me mata
vuelvo a la vida si te abres bien de patas.
Átame fuerte que estoy perdiendo la razón
todas las drogas me dan un poco de calor
vente conmigo me dice algún marciano
que este planeta está lleno de enanos.

Ama, ama, ama y ensancha el alma

Quisiera que mi voz fuera tan fuerte
que a veces retumbaran las montañas
y escucharais las mentes social-adormecidas
las palabras de amor de mi garganta.
Abrid los brazos, la mente y repartíos
que sólo os enseñaron el odio y la avaricia
y yo quiero que todos como hermanos
repartamos amores, lágrimas y sonrisas.
De pequeño me impusieron las costumbres
me educaron para hombre adinerado
pero ahora prefiero ser un indio
que un importante abogado.
Hay que dejar el camino social-alquitranado
porque en él se nos quedan pegadas las pezuñas
hay que volar libre al sol y al viento
repartiendo el amor que tengas dentro.

Papel secante

Atraviesa ya
la cortina gris
deja de pensar
nunca estás aquí.
Encuéntrame al salir de tus juegos de azar
empiézate a reir y dame de fumar
y en mi corazón no busques nunca una razón
sólo de vivir siempre fuera de control.
Y acompáñame si quieres hacer que me sienta bien
y ponte del revés si quieres hacer que te sienta bien.
Me sube y me siento encima de las nubes
me cuentan que tienes ganas de tormenta
qué importa si las noches se nos hacen cortas
me mira y hasta las palabras se me olvidan.
Y cuando sale, el sol, empieza a bailar
y cuando ríe, el mundo entero me da igual.
Y al despertar se acabó la primavera
y al día siguiente la cabeza no me deja de girar,
repetiremos un sábado cualquiera
nos hablarán las estrellas en cualquier lugar.

Estado policial

Señor diputado usted no necesita dinero
juez iluminado por cuánto vende usted su perdón
Señor presidente acaso no le importa la gente
Señor comisario te quitas el mono a nuestra costa.
Me esposan las dos manos
me encadenan los pies
me enseñaron los dientes creo que me va a morder
me agarran de los pelos ahora ya sé quién es
¡son los maderos, son los maderos!
Pincho las arruedas de los coches-policía
pongo un par de bombas en cada comisaría
convenzo a mil idiotas y les pongo un sello
y otra dictadura cuarenta mil días.
Vivimos todos dentro de un estado policial
te encierran en tu casa sales para trabajar
sábado por la noche comenzó la cacería
parezco ser la presa de un montón de policías.
Estado policial. Estado policial.






Deltoya es el título del tercer álbum de estudio del grupo extremeño Extremoduro, grabado, producido y publicado por DRO en 1992.

En 1991, una vez terminada la grabación y producción de Somos unos animales, el segundo disco del grupo, el álbum sale a la calle, pero la banda no cobra nada en concepto de derechos de autor, razón por la que abandonan la discográfica con la que están en ese momento, Área Creativa. Es en este momento cuando Jose Antonio Gómez, de DRO, se muestra interesado en fichar por ellos, ya que la popularidad del grupo, pese a su nula promoción, es ya notoria. Es factor determinante para el establecimiento de un contrato con DRO el que el nuevo bajista del grupo, Carlos el Sucio, los conozca a él y a Jose Carlos Sánchez, también de la discográfica, de modo que le es más fácil convencerlos.

Así pues, ya con una discográfica grande detrás, Extremoduro puede grabar sin problemas un nuevo disco. Este nuevo trabajo es posiblemente el primero de su etapa de madurez, y uno de los más elaborados de la trayectoria del grupo. La producción ha mejorado mucho desde el primer álbum, y esta entrega aporta varios grandes éxitos a la banda: Sol de invierno, De acero, Bulerías de la sangre caliente, la homónima Deltoya, Volando solo, Ama, ama, ama y ensancha el alma, Papel secante y Estado policial; Ama, ama, ama y ensancha el alma obtiene su letra de un poema de igual título de Manolo Chinato, con el que el grupo colaborará en más ocasiones.

De este álbum en adelante, Extremoduro permanecerá con DRO, una vez asentado su estilo con este disco y confirmada su popularidad.

DISCOGRAFÍA  
 
 
Publicidad  
   
DESCARGA SU BIBLIOGRAFÍA  
   
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=